Reducción mamaria

reduccion1

Se le conoce como hipertrofia mamaria al volumen excesivo de los senos. Su aumento puede aparecer de forma aislada, sobretodo en pacientes jóvenes (hipertrofia juvenil) y muy frecuentemente acompañado de la caída del pecho (hipertrofia con ptosis). En general se debe a un desarrollo exagerado de la glándula mamaria y del tejido adiposo que en su conjunto dan un busto de aspecto grande y caído.

 

Las hipertrofias se clasifican en grados.Las de grado uno corresponden con aumentos subjetivos. Las de grado dos presentan síntomas físicos como dolor de espalda o alteraciones de la columna vertebral. En las de grado tres los síntomas se exacerban y los senos alcanzar tamaños desproporcionados superiores a los 1000 gr. (gigantomastia).

 

Es importante aclarar la relatividad de estas clasificaciones, pues lo que en algunos países se considera anormal puede ser el ideal de belleza en otros. Como ejemplo de este fenómeno podemos comprobar que en la Europa occidental un volumen adecuado se encuentra entre los 200-300 cc, en los Estados Unidos de América asciende a los 400-500 cc y en los países del centro europeo son considerados normales cantidades como son 500-700 cc.

 

En definitiva, para definir una hipertrofia mamaria debemos de tener en cuenta las características sociales pero sobre todo, el biotipo de la mujer: el peso, altura, anchura del tórax y estructura ósteo-muscular.

 

 

 

reduccion2

Unos senos demasiado grandes pueden acarrear no solo problemas físicos sino también alteraciones psíquicas. La falta de aceptación de la propia imagen corporal llega, incluso a la negación de dicha parte del cuerpo, ocasionando trastornos en la esfera de las relaciones, sobre todo en el aspecto sexual y social.

 

Si bien algunas personas pueden considerar la reducción de los senos como un procedimiento cosmético, las mujeres que han vivido con la carga de los pechos excesivamente grandes entienden muy bien el malestar físico y psicológico que hace de la cirugía de reducción de mama una necesidad médica.

 

 

reduccion3

Candidatos.
La mayor parte de las veces la paciente manifiesta inconformidad estética por un busto grande, lo cual le impide realizar actividades cotidianas como ejercicio, o simplemente el vestir una prenda ajustada o atractiva. Sin embargo algunos casos presentan signos y síntomas como dolor mamario (mayor durante los periodos), de espalda, de cuello, alteraciones posturales, formación de grietas o infecciones en la piel del pliegue mamario por el exceso de humedad e incluso irritación de la piel de los hombros por la presión de las tiras de los sostenes. Las pacientes más jóvenes se pueden operar sin complicaciones a partir de los 18 años de edad, e incluso antes de haber tenido hijos o embarazos. Tanto el cirujano como la paciente deben llegar a un común acuerdo de cuál es el mejor procedimiento de acuerdo a edad, volumen y características específicas de cada paciente.

 

 

 

reduccion4

Todas las operaciones para la reducción mamaria comprenden la elevación del complejo areola pezón, resección de la glándula y el ajuste y remoción de la piel excedente.

 

En los grados de hipertrofia menor la cicatriz resultante puede ser solo vertical, pero en los casos mayores las cicatrices resultantes siempre serán en forma de T invertida. La mayor parte de las veces la anestesia utilizada es un bloqueo regional epidural aunque en ocasiones especiales se requiere de anestesia general.

 

 

 

reduccion5

 

 

Después de una cuidadosa técnica seleccionada en cada caso y algunas horas de cirugía, se colocan apósitos y vendaje suave en el área operada mismo que posteriormente será substituido por un sujetador especial.

 

 

Cuidados postoperatorios.

 

La paciente permanece una noche internada en la clínica u hospital, generalmente se dejan tubos de drenaje en el busto para permitir una salida de sangre y fluidos residuales en las primeras 72 hrs, la primera semana se indica reposo relativo en casa, con movimiento paulatino hasta las dos semanas, las heridas se revisan frecuentemente y en la mayoría de los casos no es necesario retirar puntos de sutura debido a que se utiliza una sutura especial que se absorbe por el organismo, invariablemente se indica una prenda de licra especial la cual se retira totalmente alrededor de las seis semanas. En todos los pacientes indicamos: analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos. Las cicatrices residuales disminuyen con el tiempo y a partir de los 8 meses tienden a ser poco visibles.

 

 

reduccion6

 

 

La cirugía de reducción mamaria requiere de una meticulosa evaluación de cada caso en particular a fin de adaptar las técnicas en base a las necesidades y los resultados deseados. Es muy importante la comunicación directa y honesta con el cirujano plástico a fin de que se comprendan todos los pasos involucrados en el proceso, lo anterior encaminado a hacer de este problema una grata experiencia de vida donde mejorar implica no únicamente verse, sino también sentirse y desarrollarse en plenitud.